15/01 CALENDARIO MAYA

yo soy otro tu

Hoy: Viento Cósmico Blanco


Hoy, refinamos nuestro tiempo trascendiendo el amor incondicional y lo hacemos en común-unión, comunicando desde lo más profundo de nuestra alma.
Hoy, es día de trascender nuestro propósito; 13 días estuvimos vibrando con el amor incondicional de PERRO, quien nos habló de la lealtad, de la fidelidad, de la importancia de ponerle corazón a cada cosa que hagamos.

La función de VIENTO es comunicar el espíritu, desde el espíritu, desde el alma, de manera transparente. VIENTO nos ofrece hoy la posibilidad de conectarnos con nuestra alma, con nosotros mismos. Al estar comunicados con nosotros mismos podemos conocernos, comunicarnos con los demás en esencia, sin juicios ni prejuicios y sin falsedades.

VIENTO simboliza el soplo galáctico, el espíritu que se mueve a través de todas las cosas, la energía cósmica de todo lo que existe. Su fuerza nos mueve y es su esencia la que alimenta nuestro espíritu, nuestra alma. VIENTO posee la capacidad de integrar nuestras polaridades, las energías se entrecruzan y crean la realidad que deseamos, es decir que conseguir o no lo que soñamos está en nuestras manos. Representa también la comunicación, la unión de alma y cuerpo, parte espiritual y parte física.

VIENTO se mueve y nos mueve, nos lleva a trascender este propósito de amar y amarnos incondicionalmente. Hoy, a través de sus formas más sutiles, se encargará de comunicarnos y nosotros deberemos estar atentos a lo que tiene para decirnos. Estar receptivos a todas las formas de comunicación, aún así las más sutiles.

El VIENTO en el lugar de la trascendencia nos dice que comunicando el amor desde el alma, desde nuestro espíritu, desde lo más profundo de nosotros, nos conectamos con el hálito que vive en nuestro interior: nada más y nada menos que nuestra esencia.
PERRO Y VIENTO nos dicen que seamos sinceros a la hora de comunicar y comunicarnos, que amemos en esencia y no superficialmente, que seamos enérgicos observadores de las sutilezas que VIENTO nos ofrece… algo así como escuchar en el silencio.
VIENTO entra en fase de sombra si se incomunica. Al incomunicarnos con nuestra esencia, con nuestra alma, tendemos a la separación, a juzgar y prejuzgar desde el ego y muchas veces caemos en la trampa de creer estar diciendo mucho cuando no estamos diciendo nada.
Por eso, aprovechemos la energía que VIENTO nos regala hoy, cortemos con viejas formas de incomunicación, con esas viejas maneras de decir y de no decir, sintamos como nuestra alma se regocija cuando amamos, hagamos realidad y llevemos a la práctica todos esos valores que PERRO nos deja en este trayecto: amor, respeto, sinceridad, fidelidad a uno y a todos, no-ego, hacer las cosas con el corazón, compañerismo, solidaridad, incondicionalidad.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website