Cómo respirar correctamente – Una completa (y sorprendentemente importante) guía

guia para respirar correctamente

¿Sabías que la forma en la que normalmente respiramos muy a menudo arruina nuestro cuerpo y sus funciones en una incontable cantidad de formas?

Si… Sin saberlo podrías estar desordenando tu sueño, humor, digestión, corazón, sistema nervioso, músculos, cerebro, y hasta incluso el desarrollo de tu dentadura y estructura facial.

Pero por el otro lado, hay muchísimos beneficios que se pueden obtener aprendiendo un par de simples principios para tener una adecuada respiración.

Estos podrían ser más energía, mejoramiento de la salud, mayor armonía, reducir la ansiedad, menos temores, mejores relaciones y una vida más feliz en general.

¿Suena muy bueno no?

Respiración consciente

Entonces, ¿qué es respirar correctamente? En pocas palabras, significa respirar de un modo que es fisiológicamente óptimo para tu cuerpo. Es la forma en la que estás diseñado para respirar, sólo que nunca te enseñaron cómo hacerlo.

Muchos de nosotros respiramos de un modo que se puede mejorar de muchas maneras. Algunos ejemplos son hiperventilarse, contener demasiado nuestra respiración o hacerlo de modo superficial.

Estos patrones de respiración producen gran estrés en el cuerpo y nos conducen a escasez de oxígeno y energía.

La solución para estos problemas es volvernos altamente conscientes del modo en que respiramos y rediseñar nuestro habitual modo de hacerlo.

Primero, para motivarnos al cambio, veamos algunos de los motivos por lo que ésto es tan importante.

 

Las consecuencias de respirar de modo incorrecto.

Los malos hábitos de respiración pueden traer acarreados muchísimos efectos negativos para nuestra saludad y bienestar. Algunos de los más importantes son:

El Sistema Nervioso se desequilibra. La respiración es muy importante para mantener un cuerpo equilibrado porque cada inhalación tiene un efecto inmediato en nuestro sistema nervioso. Un hábito respiratorio disfuncional, como ser uno corto y forzado, resulta en un cuerpo tenso con un nivel mucho más alto de estrés.

Las vías respiratorias se tensan – Lo que hace más complicado para el aire hacerse paso desde y hacia los pulmones. Para compensar, ellos deben trabajar más duro y terminamos respirando más rápido para obtener la misma cantidad de oxígeno.

Los vasos sanguíneos se contraen. Lo que conduce a presión sanguínea elevada y que a la vez el corazón trabaje más fuerte.

Menos energía es producida. La mala respiración disminuye la habilidad del cuerpo para distribuir oxígeno a las células. Ésta carencia es fatal para las células, por lo que tienen que priorizar su supervivencia en lugar del desarrollo.

Todos y cada uno de los procesos del cuerpo son dependientes del oxígeno. Algunos de nuestros órganos de mayor trabajo son:

  • El cerebro. Usa el 20% del oxígeno que consumimos. Cuando hay escasez de oxígeno el cerebro trabaja más lento y debido a que el cerebro regular muchas otras funciones en el cuerpo éstas también se ven afectadas.
  • El corazón. Constantemente activo y latiendo cerca de 100 mil veces por día el corazón es un gran consumidor de oxígeno y la escasez de suministro significa que no puede bombear la sangre efectivamente. Esto conduce a una mala circulación y el resultado puede ser manos y pies fríos.
  • Los músculos. La falta de oxígeno tiene un efecto negativo en la resistencia por lo que los músculos se ponen rígidos, tensos y se agotan más rápido.

Hay muchas más formas en la que una mala respiración afecta nuestro cuerpo, incluyendo dientes torcidos y hasta  “anomalías cráneo-faciales” pero no entraremos en más detalles porque creemos que ya has capturado la idea 🙂


Los 5 Simples Principios de Una Respiración Adecuada.

La nariz es para respirar, la boca para comer. – Proverbio.

¡Vaya! Hay muchísimos más efectos negativos de los que podrías haber imaginado… Afortunadamente existen 5 principios simples a seguir a fin de optimizar la forma en la que respiras y obtener todos los beneficios positivos que ello conlleva.

Aquí te mostramos cómo hacer las más de 25 mil respiraciones que haces cada día más armónicas y relajadas, reduciendo también la cantidad de respiraciones estresadas o tensas. Es muy fácil una vez que incorporas estos tips:

  1. Respira a través de la nariz.
    El aire debe entrar y salir por la nariz. Tu nariz es una especie de fábrica que refina y prepara el aire del exterior para ser usado por el cuerpo del modo más efectivo posible.Cuando respiras usando la boca los pulmones reciben muchísimo más aire “sin filtrar” que es crudo, seco, y lleno de virus y bacterias. Se amable con tus pulmones y respira a través de la nariz, ¿de acuerdo?

    Si sientes tu nariz muy congestionada como para cerrar la boca, es altamente probable que hayas estado respirando por tu boca por mucho tiempo y tu nariz no se adapta. Usualmente no toma más de un par de días a la respiración nasal para abrir las fosas nuevamente.

 

  1. Respira con el diafragma
    El aire que respiras por la nariz debe bajar directo hasta el vientre. Los músculos respiratorios están compuestos por el diafragma y los músculos del abdomen, pecho, cuello y hombros.El 70-80% de la inhalación debe ser realizado por el diafragma de modo que tu respiración sea buena y profunda. Esto tiene una serie de ventajas:
  • Ayuda a tus pulmones con el intercambio de gases, el que es mucho más efectivo allí.
  • El diafragma masajea tu hígado, estómago e intestinos, y da a éstos órganos un equilibrio rítmico.
  • El Sistema Linfático, el cual es importante para nuestro Sistema inmunológico, recibe la ayuda que necesita para eliminar los desechos producidos por los intestinos.
  • La presión en el pecho y vientre son reducidas, de modo que el corazón no tiene que trabajar tanto.
  • Trabajo muscular más efectivo, pues aquellos músculos que no deberían formar parte del proceso respiratorio, no lo hacen, evitando trabajo innecesario.
  • Al estar más relajado el pecho, los hombros y cuello también lo están, resultando en una reducción de la posibilidad de tener dolores en esas zonas.

 

  1. Respira relajado
    Sin importar la tarea que deseemos hacer, siempre la haremos mejor si estamos relajados. Dado que nuestra respiración refleja nuestros pensamientos, sentimientos y estado corporal en general, se notará las situaciones que nos ponen tensos también conducen a dificultar nuestra respiración. Y respirar de éste modo nos lleva a que estemos faltos de oxígeno, lo que a su vez hace que el cuerpo y cerebro estén aún más estresados.Controlando nuestra respiración y haciéndola más relajada, el cuerpo se sintoniza con ella y se vuelve también más relajado, lo que trae aparejado un mejor funcionamiento en general.

    Cuando el cuerpo está relajado, experimentamos una mejora de nuestra salud, la energía se eleva y se vuelve mucho más sencillo estar felices y ser amables con nosotros mismos y con los demás.

 

  1. Respira rítmicamente
    Todo tiene un ritmo natural – las olas del océano, las estaciones climáticas, la luna. Nuestro cuerpo no es ajeno a esto.Las hormonas que libera nuestro cuerpo también siguen nuestro ritmo natural. Un ejemplo es la melatonina que es liberada cuando estamos yendo a dormir.

    El modo de respirar óptimo sigue éste mismo principio, es en éste ritmo donde encontraremos el bienestar Cuando todo está en sintonía nuestro cuerpo funciona de la mejor manera posible.

 

  1. Respira silenciosamente.
    La toz y los ronquidos son respiraciones incorrectas camufladas.Es fácil ignorar todos estos sonidos que hacemos pero un patrón de respiración que contiene a estos elementos es una enorme presión para nuestro cuerpo. La respiración natural se aleja de su ritmo adecuado.

    Antes de suspirar o toser usualmente tomamos una gran aspiración de aire, lo que lleva a un respiración irregular. Roncar implica que debemos respirar más rápido para compensar la pérdida.

    Muchos respiramos más rápido e incluso de modo más ruidoso cuando hablamos, lo que nos lleva nuevamente a una respiración incorrecta.

 

5 Simples Formas de Respirar Correctamente.

Bien, entonces, ¿cómo implementaremos las correcciones necesarias en nuestra vida?

  1. Respiración consciente. Vuélvete consciente de cómo estás respirando en los distintos momentos del día. Un tip práctico para esto es poner la alarma de tu teléfono para que suene cada una hora, y en cada ocasión tómate un tiempo para verificar qué tan bien o mal lo estás haciendo. Pregúntate: ¿Estoy respirando de modo relajado, rítmico, silencioso y profundo a través de mi nariz? ¿Hay algo que pueda mejorar?
  2. Respira a través de tu nariz. La boca cerrada, con la lengua ubicada sobre el paladar, asegura que la respiración se produzca en la nariz. Si tienes la nariz tapada, límpiala y sigue cuidando de respirar como es debido.
  3. Exhala profundo. Una exhalación profunda y lenta te ayudará a relajarte y hace la inhalación más rítmica. Para una respiración óptima la inhalación debe ser de entre 2 y 3 segundos, y la exhalación de 3 a 4, seguida por una pausa de 2 a 3 segundos. Exhalando lento y profundo tendrás la ventaja que la inhalación será también más profunda, ayudando a renovar por completo el aire en tus pulmones.
  4. Postura recta. Una postura correcta permite respirar más profundo, dejando al diafragma más espacio para trabajar. Tus pensamientos y sentimientos se verán afectados de un modo positivo y al mismo tiempo te será más fácil respirar a través de la nariz.
  5. Conciencia corporal. Permanece atento de tu cuerpo y cuán tenso o relajado esté en las diferentes situaciones. Un cuerpo relajado simplifica tener una respiración rítmica y relajada.

 

Finalmente

Haz un hábito de la práctica de la respiración consciente, y déjanos saber en los comentarios cómo te ha ido y las mejoras que notes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website